lunes, junio 14, 2021
Noticias

Niño de 13 años aumentó a 16 la cifra de suicidios en Barrancabermeja

En minutos, un pequeño niño de tan solo 13 años de edad pasó de jugar fútbol en la cancha del barrio, a estar colgado del ventilador de su cuarto. Se quitó la vida por razones que, hasta el momento, son desconocidas para su madre que no cesa de preguntarse qué pasó.

Con él, ya son 16 las personas que se han suicidado en Barrancabermeja en lo que va corrido de este año, dos de ellas menores de edad. El pasado fin de semana, el Hospital Regional del Magdalena Medio reportó cuatro casos de intento de suicidio, entre ellos el de una niña de 11 años cansada del ‘matoneo’ escolar.

Lea también: Intentos de suicidio aumentaron un 134% en Santander

La situación se está volviendo incontrolable para las autoridades, que se centran en las campañas de prevención. Leyda Moreno Mármol, especialista en epidemiología de la Secretaría Local de Salud, dijo que se cataloga como un evento emergente, es decir, su gravedad, frecuencia y distribución van en aumento.

El informe epidemiológico, que será socializado mañana, registró hasta el pasado 30 de junio 57 intentos de suicidio. Dos se han materializado. Son los casos reportados al sistema de salud.

“Es difícil asesorar y acompañar a la comunidad con conductas suicidas y que no pide ayuda a las instituciones de salud o a la red de apoyo de salud mental, que es la que corresponde a las 16 personas que se han suicidado este año y que no están reportadas”, explicó la profesional.

Lea también: Preocupa incremento de suicidios en Bucaramanga y el área

Las edades con mayor intento de suicidio son entre 15 y 19 años. La primera causa es el conflicto de pareja en un 43,9%. Le siguen los problemas económicos y el maltrato físico y sexual.

“Es necesario un fortalecimiento de la afectividad en los hogares, porque los niños crecen sin afecto, sin patrones de crianza”, aseguró la epidemióloga.

No había razones para el suicidio

El pequeño fue hallado por su hermano de cinco años, quien dio aviso a sus abuelos. Su madre estaba fuera de casa comprando alimentos cuando llegó y se encontró con el suceso. El niño era estudiante de séptimo grado de un colegio oficial, cuyo rector no referenció inconvenientes con los compañeros, ni problemas de comportamiento. Vivía con su madre, su padrastro y sus tres hermanos, todos menores de edad.

Lea también El llanto de los bomberos de Bucaramanga por una vida que saltó al vacío

Su familia asegura que no había problemas familiares, ni ninguna razón aparente que los llevara a tomar la decisión de quitarse la vida. Amaba el fútbol y lo practicaba con frecuencia en la cancha de su barrio, ubicado en la Comuna Seis. En sus ratos libres era el acólito de la iglesia Sagrada Familia, en donde se realizarán sus honras fúnebres.

Últimos suicidios

Gilma Gallo. Ama de casa. 54 años. Ahorcamiento.

Luis G. Romero. Empleado.35 años. Ahorcamiento.

Guillermo Argüello. Empleados. 45 años. Ahorcamiento.

Brayan José Arias. Estudiante. 18 años. Ahorcamiento

Ana M. Sarmiento. Trabajadora. 23 años. Ahorcamiento.

FUENTE: VANGUARDIA