domingo, diciembre 5, 2021
Noticias

Hotel fue sorprendido alterando su medidor

De los 87 municipios de Santander, Barrancabermeja es el que presenta el mayor comportamiento fraudulento en cobro de energía eléctrica. Así lo aseguró la Electrificadora de Santander, Essa, a propósito del hallazgo de una defraudación de fluidos en un hotel de la ciudad.

El establecimiento comercial fue detectado robando luz, mediante una alteración que impedía registrar el total de su energía consumida. De acuerdo con los equipos de medida, solo estaba reportando 45 %.

Eso, de acuerdo con el código penal, está tipificado como delito y puede acarrear como consecuencia pagar entre 16 y 72 meses de prisión, así como sanciones pecuniarias que pueden ir hasta los 150 SMLMV.

Rodrigo Gualteros, subgerente de distribución de energía zona norte, explicó que la defraudación de fluidos es un problema que va más allá del robo de luz. “Las conexiones fraudulentas afectan la calidad del servicio, ocasionando que el resto de usuarios tengan oscilaciones de luz”.

La mayor parte de estos casos ocurre en Barrancabermeja en donde, por ejemplo, por cada $ 100 de luz comprada por la Essa para prestar el servicio, $17 se pierden en la ciudad.

Barranqueños consultados aseguraron que la alteración de los medidores es producto de las elevadas tarifas por el cobro del servicio, a lo que la Essa respondió que la tarifa por kWh es la misma para todo Santander.

El propietario del hotel será objeto de acciones legales emprendidas por la empresa prestadora, que nuevamente pidió a los porteños denunciar las conexiones fraudulentas y acogerse a los beneficios para ponerse al día con el servicio de energía eléctrica.

VANGUARDIA