lunes, julio 26, 2021
Noticias

El Paseo de la Cultura se ha convertido en ‘tierra de nadie’

Como si no fuera suficiente con las basuras y los restos de sustancias alucinógenas que diariamente hay en el sitio, ayer el Paseo de la Cultura amaneció con una nueva ‘decoración’.

Uno de sus templetes fue completamente manchado con una mezcla entre aceite quemado y brea, por cuenta de dos ciudadanos iracundos que encontraron en ello la única salida al consumo de ‘vicio’ que se tomó ese sitio de la Comuna Dos.

El hecho quedó registrado en un video difundido en redes sociales por otro ciudadano, un joven de 24 años que luego de jugar un partido de fútbol se sentó en el sitio con unos amigos, según dijo, a tomarse una gaseosa.

“Estábamos ahí cuando de un momento a otro llegaron estos dos señores a tratarnos de marihuaneros. Mientras uno echaba la brea, el otro la esparcía”, narró Gabriel Sanabria, difusor del video.

Al lugar comenzaron a llegar los vecinos, quienes indignados llamaron a la Policía, pero esta no hizo nada a pesar de que la acción está tipificada como daño a un bien público en el nuevo Código de Policía.

Así pues, los ciudadanos que terminaron de dañar el templete se fueron sin la sanción que les correspondía.

Sin embargo, Darío Echeverri Serrano, Alcalde de Barrancabermeja y primera autoridad policial del municipio, calificó el hecho de vandalismo.

El comandante de la Estación de Policía, mayor Alejandro Torres, no respondió a los llamados de esta redacción que pretendía preguntarle por qué se omitió la sanción.

Sin embargo, en declaraciones entregadas a Enlace Radio, el uniformado dijo que uno de los ciudadanos está identificado, que es un vecino del sector y al parecer se trabaja en una posible captura. No se refirió al otro infractor.

Debido a que hay una potencial acción jurídica en curso, al parecer el templete deberá permanecer manchado como prueba de la infracción cometida por estas dos personas.

Consumido por las basuras y las drogas

Terminado de construir en 2007, el Paseo de la Cultura fue una obra que buscó mejorar el urbanismo de la calle 60 del barrio Galán Gómez, en la Comuna Dos. Sin embargo, fue poco el tiempo que duró en buenas condiciones. Con el tiempo pasó de ser un espacio cultural a ser un territorio para el consumo de marihuana y, hoy en día, de cualquier sustancia psicoactiva. Allí es ya común ver a los drogadictos y habitantes de calle haciendo hasta sus necesidades fisiológicas. La Alcaldía dijo que, aunque se tiene contemplada una intervención, no será este año y no precisó fecha en el 2018. Frente al tema de seguridad, se dijo que la Policía es la encargada de garantizar el orden público.

VANGUARDIA