jueves, agosto 5, 2021
Noticias

Mercurio, el asesino de seres humanos, animales y vegetación en Segovia.

Segovia, es considerado el municipio con más casos de intoxicación por mercurio de Colombia, está en el noreste de Antioquia, a su vez el departamento con más casos en el país, la tercera nación que más mercurio libera al medio ambiente en el mundo (75 toneladas al año), detrás de China e Indonesia, según el Departamento Nacional de Planeación colombiano.
El mercurio usado para la explotación de oro, es considerado uno de los diez químicos o grupos de químicos que presentan la mayor preocupación de salud a nivel global, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), con potenciales efectos tóxicos sobre los sistemas nervioso, digestivo e inmunológico, sobre los pulmones, los riñones, la piel y los ojos.
Desde hace más de siglo y medio el oro reina en Segovia. Son décadas y décadas de explotación aurífera y de uso del mercurio para extraer ese metal de las piedras. El mismo, además de enfermar a los segovianos puede ser la sentencia de muerte de la minería informal aquí

Carlos Federico Molina Castaño, médico toxicólogo, especialista en salud ocupacional y epidemiología, hace 12 años que trabaja en el estudio de la minería y la intoxicación con mercurio en Colombia. Para él, el riesgo sigue presente siempre que se manipule mercurio, enfatiza que si en la orina hay más de 20 microgramos por gramo de creatinina la persona se considera intoxicada. Es difícil encontrar a algún minero segoviano por debajo de 20, “El máximo que me ha tocado ver a mí fue uno de 3.000”. El promedio que ha encontrado entre los trabajadores del oro suele ser de entre 80 y 100.
Y el impacto va más allá de quienes trabajan directamente con mercurio. En su tesis doctoral el especialista hizo un estudio con madres lactantes en Segovia y otros tres municipios mineros antioqueños. Logró demostrar que, aunque en bajas cantidades, las mujeres pasaban el tóxico a sus hijos a través de la leche materna, aún cuando: “Ninguna de mis madres trabajaba con mercurio en el momento, llevaban un año sin exponerse -en forma directa- al mercurio, o sea que era una exposición ambiental”.
Segovia se está intoxicado ante mirada indiferente y cómplice de CorAntioquia, que es una de las corporaciones ambientales del departamento.
De acuerdo a un reciente informe de la Defensoría del Pueblo sobre la zona, la población convive por la contienda entre los grupos armados ilegales denominados Urabeños y Rastrojos, que se disputan el control territorial para extraer oro y amenazan a quienes se opongan a la minería. Para Hambler André, personero de Remedios, en los siete años transcurridos desde que llegaron las llamadas bandas criminales, la minería ilegal se intensificó 300% en la zona. “Se nos salió de control. El Gobierno no ha tenido una respuesta inmediata y hay 100 retroexcavadoras sin permiso de extraer recursos que nos están desviando los ríos”, asegura.
La salud de estos habitantes tampoco tiene un futuro prometedor, el 90% de la población todavía no percibe los efectos a largo plazo. Por lo pronto, el monstruo del mercurio está dormido, pero ese enemigo silencioso, que no se puede descomponer y se queda por siempre en el cuerpo, en el agua y en la atmósfera, podría generar tragedias ambientales y en la salud en 20 o 30 años.
El papel inoperante de CorAntioquia ante el envenanamiento de todos los habitantes de Segovia debe ser objeto de investigación por los órganos de control, pues esta Corporación Autónoma Regional, no está cumpliendo su función legal.

La entrada Mercurio, el asesino de seres humanos, animales y vegetación en Segovia. se publicó primero en Noticias Manizales.