viernes, julio 30, 2021
Barrancabermeja

Actividad pesquera está paralizada en tres municipios de Santander

La actividad pesquera de algunas comunidades de los municipios de Puerto Wilches, Sábana de Torres y Barrancabermeja, en el departamento de Santander, se encuentra paralizada en pleno inicio de Semana Santa, debido a la crisis ambiental originada a principios de este mes por la emanación de crudo en el pozo Lizama 158 operado por Ecopetrol, que ya completa 24 días.
Advertisement

“Nos duele enormemente lo que está pasando en estos caños y en el río Sogamoso, porque sus aguas constituyen el alma de nuestras comunidades. Cualquier situación que las afecte, también la sentimos nosotros. Y este derrame de crudo no ha sido la excepción. Desde hace dos semanas ya no se puede pescar, porque el animalito sale manchado de crudo o con olor a hidrocarburo. Vivimos en incertidumbre, porque con esto se nos cayó la producción para los días santos”, dijo Alonso Acevedo, pescador y habitante de la vereda La Hortensia, ubicada en zona rural de Barrancabermeja.

A 15 kilómetros aguas arriba de allí se encuentra el corregimiento de Puente Sogamoso, del municipio de Puerto Wilches, cuyos habitantes buscan la manera de suplir la producción de 25.000 bocachicos que se solían recoger en las faenas a mediados de estas fechas para el consumo y la venta durante estos días de celebración religiosa.

Pedro Gil Rincón es uno de los líderes de este caserío asegura que la afectación más grave se cierne sobre el Caño Muerto, porque este cuerpo hídrico desempeña una función muy importante para el proceso reproductivo de las especies comerciales, como lo son la dorada, el bocachico, el bagre y el blanquillo.

“Luego de la Semana Santa viene la época de la bajanza, una época en la que los pescados desovan o depositan sus huevos en este espejo de aguas mansas y se preparan para otra época de bonanza. Pero ahora, no sé qué va a pasar. Vivimos una de las peores tragedias ambientales en la historia de esta región del país”, explicó este pescador.

Ahora, no sé qué va a pasar. Vivimos una de las peores tragedias ambientales en la historia de esta región del país

Para algunos ambientalistas y organizaciones sociales, la estela de destrucción de este fenómeno, del que todavía se desconocen las causas, es peor a la de un terremoto, porque, según explican, el movimiento telúrico sacude la tierra durante unos segundos; pero esta emergencia ya cumple 24 días y su devastación aún no se ha podido contener.

“Tras un siglo de historia de extracción, ha habido cinco tragedias ambientales, pero nunca una tan grave como esta. Hace cuatro años, un derrame de crudo afectó un caño cercano y este hoy permanece abandonado y destruido. Ese es nuestro temor, que los afluentes sufran ese mismo destino y no se logren recuperar”, indicó Óscar Sampayo, politólogo y líder ecologista de la zona.

Asegura el abogado y miembro de la Corporación Yariguíes, Leonardo Granados, son miles de especies, entre aves, peces y vertebrados, las que se han logrado recuperar, pero es incalculable la mortandad de animales que viven en las aguas y laderas de las quebradas y el río.

“Tememos que llegue a la ciénaga El Llanito y afecte especies en vías de extinción como lo es el manatí”, concluyó Granados.

Fuente: eltiempo.com