viernes, julio 23, 2021
Barrancabermeja

En estos sitios de Bucaramanga y su área metropolitana hay alerta roja por creciente de ríos

De acuerdo con la información suministrada por Luis Ortega Martínez, director de la Oficina Municipal de Gestión del Riesgo, son más de 1.200 familias las que hoy están expuestas a sufrir perjuicios por causa de inundaciones, por lo cual se activaron todos los protocolos de emergencia. Es importante mencionar que hasta el momento en la ciudad no se han reportado lesionados o damnificados por causa del invierno actual.

Refiriéndose al incremento que hay en el rio de Oro, el funcionario precisó: “En cualquier momento se puede presentar una creciente súbita producto de la lluvias que se registren en partes altas de Piedecuesta y Floridablanca, lo que podría generar emergencias en asentamientos humanos del sur occidente de la ciudad, como Galán, 5 de enero, Pizarro, León Gómez y Gallineral, que son los que están muy próximos a este cauce”.

“Por el costado norte de Bucaramanga tenemos el río Suratá, en donde también podemos tener crecientes súbitas, dado que cuando llueve fuerte en los municipios de Matanza o Tona estas aguas caen a dicho afluente y esto nos puede llegar a generar afectaciones en el sector del Café Madrid, en asentamientos como Puente Nariño, La Playa y La Playita”, informó Ortega Martínez.

El Director de Gestión del Riesgo indicó que, cerca de otras 5.400 familias residentes en zonas de riesgo por deslizamientos, ya están advertidas y alertadas por los posibles cambios o desprendimientos de roca y lodo que se puedan presentar.

“Las precipitaciones en la ciudad han sido fuertes, pero muy cortas, afortunadamente no han existido emergencias mayores. El día con mayor cantidad de lluvia registrado este año fue el 6 de abril, cuando cayeron cerca de 26 milímetros de agua. En el presente mes el día que ha llovido más fuerte fue el 4 de mayo, cayeron aproximadamente 7.2 milímetros de agua”, señaló Ortega Martínez.

Bajo normalidad se mantiene Floridablanca

A pesar de las intensas lluvias que se registraron en los últimos días sobre el área metropolitana de Bucaramanga, la Oficina de Gestión del Riesgo de Desastres confirmó que, en Floridablanca, no se han reportado emergencias de ningún tipo.

“Durante los últimos 15 días (y hasta el lunes, en la mañana) no hemos tenido afectaciones considerables, gracias a las labores de prevención que hemos venido realizando. Sin embargo, estamos atentos a zonas de alta vulnerabilidad como lo es toda la parte oriental del sector rural, asimismo Barrio Chino y Transversal Oriental”, manifestó María Lucía Higuera Pino, coordinadora de la mencionada dependencia.

Quien recalcó que parte de este positivo balance se debe, sin duda alguna, a la articulación del plan de contingencia que ha tenido el Comité Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, las capacitaciones con la comunidad, los trabajos preventivos con maquinaria y la activación del sistema de alertas tempranas con Girón y Piedecuesta.

Sobre esto último, la ingeniera explicó: “Los tres municipios estamos interconectados, con el fin de monitorear el incremento de los afluentes hídricos. El propósito es que en caso de una creciente súbita se pueda actuar inmediatamente”.

Riesgo en cinco puntos críticos de Girón

La desestabilización de taludes en algunos puntos del municipio y el aumento del nivel del río de Oro tienen en riesgo a cinco comunidades en Girón: Hoyo Caliente, Brisas de Río Frío, Santa Cruz, Sagrado Corazón y Las Marías.

Justo en inmediaciones de esta última comunidad en mención, el pasado viernes se registró un alud de considerables proporciones que, aunque no dejó heridos ni pérdidas materiales, sí suscitó preocupación y alarma en la población.

De acuerdo con lo denunciado por habitantes del sector, el peligro es tal que existe una alta probabilidad de que ocurra una avalancha ya que hay una gran porción de terreno a punto de desprenderse en este punto de Girón, que colinda con el río de Oro, “anoche se creció el río y seguía cayendo mucha tierra, nos acostamos después de la 1:30 a.m. cuando la situación se calmó un poco”, expresó Luis Paredes, habitantes de Las Marías.

Según María del Pilar Flórez, secretaria de Seguridad y Gestión de Riesgo de Girón, en el municipio no han habido emergencias ni afectaciones y señaló que dentro de las medidas que están haciendo es el monitoreo las 24 horas del día con el Sistema de Alerta Temprana, SAT.

Hay seguimiento permanente del río Magdalena

Este lunes el río Magdalena, a la altura de Barrancabermeja, reportaba una altura de tres metros con 40 centímetros, lo cual no genera alerta por inundaciones. No obstante, las autoridades se encuentran realizando un seguimiento permanente del nivel de sus aguas.

Aunque su caudal no ha alcanzado una altura que supere la cota de desbordamiento en el área ribereña, igualmente los municipios de la cuenca media se mantienen alerta ante el comportamiento del afluente.

Las fuertes lluvias no han ocasionado nuevas emergencias en San Vicente de Chucurí, municipio que se vio abocado a generar una alarma el pasado 26 de abril. El único sector que aun genera prevención es Peña de Oro, en la vía que comunica a esta localidad con Bucaramanga. Allí el carreteable presenta hundimiento y grietas.

Otros municipios como Yondó y Puerto Wilches no reportaban emergencias hasta la mañana de este lunes.

Precaución en vía Socorro- San Gil e inmediaciones de la Provincia Comunera

En el sector de El Teherán, en Socorro, a las 7:30 p.m. del domingo pasado una roca cayó sobre una camioneta causando serios daños materiales. El vehículo de placas XUW 919, se dirigía hacia Bucaramanga en medio de las fuertes lluvias. Los ocupantes no sufrieron lesiones. Al lugar acudieron hombres de Bomberos Voluntarios del Socorro y de la Defensa Civil.

La recomendación de Dudwing Villamizar, socorrista de la Defensa Civil, es movilizarse con extremada prevención en la vía que de la Capital Comunera conduce a San Gil, así como la que existe entre Palmas del Socorro y Simacota. Villamizar señaló además que la salida a Oiba tiene sectores con caída de rocas, árboles y taponamientos de alcantarillados.

“No recomendamos que las personas viajen de noche. Con la presencia de las lluvias se pueden presentar tres fenómenos: la saturación de la tierra puede presentar deslizamientos. Luego van tapando los afluentes de rio y cuando es más grande la reciente es lo que conocemos como desbordamientos y avalanchas. Revisen el estado mecánico de los vehículos, las llantas se tornan más lizas. Las frenadas con más largas  y siempre ir con kit de emergencias”, señaló este rescatista.

Fuente: vanguardai.com