jueves, agosto 11, 2022
Barrancabermeja

Estudiantes de la UIS Barrancabermeja denuncian irregularidades en contratación

ESTUDIANTES DE LA UIS BARRANCABERMEJA VOLVIERON A MANIFESTARSE A TRAVÉS DE UN PARO DESDE EL VIERNES 18 DE FEBRERO. LA PROTESTA VA DIRIGIDA CONTRA EL ÁREA ADMINISTRATIVA, CON LA FINALIDAD DE SOLICITAR DE NUEVO A LA RECTORÍA QUE SOLUCIONE EL PROBLEMA DEL SISTEMA DE REFRIGERACIÓN DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA ALEJANDRO GALVIS GALVIS, QUE PRESTA SERVICIOS PARA EL MAGDALENA MEDIO.

“Desde el 2018 contrataron para cambiar el sistema de aires acondicionados de la biblioteca, han pasado cuatro años y no funciona. Lo más grave es que el rector, Hernán Porras; y el jefe de planta física, Iván Rojas, firmaron la liquidación del contrato y el sistema de enfriamiento no ha arrancado”. Así lo resume un líder estudiantil, quien pidió la reserva de su nombre para evitar represalias.

La molestia radica en que la obra fue contratada en octubre de 2018, para ejecutarse en un plazo de solo 2,5 meses. No obstante, desde entonces han pasado casi tres años y medio (40 meses, 16 veces el plazo inicial) y aún no se han entregado los trabajos, lo que ha llevado a que a la fecha la biblioteca permanezca cerrada y sin acceso al público. Esta biblioteca presta servicios a cerca de 600 estudiantes.

Al respecto, la UIS, a través del jefe de la Unidad de Planta Física, Iván Rojas, reconoció que la obra ha tenido varios retrasos y ha sido suspendida en varias ocasiones. Esto se justifica, según él, a un cambio en la tecnología prevista inicialmente, un rediseño del proyecto y el retraso en la importación de equipos, lo que se sumó al inicio de la pandemia y la escasez de acero en todo el mundo.

Según este estudiante, esos equipos estaban a ‘sol y agua’ desde 2018 hasta noviembre de 2021, cuando organizaron un paro para exigir una solución. El de ahora es el tercero desde entonces.

Rojas indicó, no obstante, que esta información es engañosa, pues si bien algunos de los equipos están al aire libre, se trata de unos elementos que están en la zona de máquinas, entre ambos edificios, que están diseñados para estar a la intemperie.

Asimismo, estudiantes reclaman el porqué el rector, Hernán Porras, e Iván Rojas firmaron las actas de recibido a satisfacción, si el sistema no estaba en funcionamiento.

Por ejemplo, para noviembre del 2021, la universidad les prometió que el sistema entraría en funcionamiento el 9 de diciembre, pero es la hora y todavía no funciona. La biblioteca sigue a la espera de abrir sus puertas para los estudiantes y la comunidad.

Así lo confirma el vocero estudiantil: “Aún hay elementos sin conectar, incluso tubos. Adicionalmente, hay 14 aulas sin sistema de refrigeración porque están conectadas a esos equipos. El rector le liquidó el contrato al contratista, pero nunca entregaron el proyecto funcionando. Eso es claramente una mala inversión de los recursos, detrimento y prevaricato”.

No obstante, Rojas dijo que ya están en las pruebas finales y en una o dos semanas entrará en operación el sistema de refrigeración. Agregó que si bien la biblioteca está cerrada, los estudiantes tienen a disposición una sede alterna donde pueden pedir prestados libros y que ha suplido temporalmente la biblioteca principal.

Los recursos que se invirtieron provienen de los porcentajes que usan las instituciones educativas de nivel superior de la estampilla de universidades, es decir, recursos públicos.

Fuente Vanguardia